Durante nuestra adolescencia, cuando todo nuestro sistema hormonal se despierta al deseo de las relaciones, con nosotros y con nuestro entorno. Aprendemos a relacionarnos con nuestra naturaleza sexual a escondidas, de forma rápida y preguntando a los amigos porque creemos que ellos ya saben, pero en realidad saben igual o menos que nosotros.Aprendiendo_a_explorar_mi_cuerpo

Esto genera un conflicto en la naturalidad y espontaneidad de abrirnos al placer, que sumado a los patrones sociales, nos condicionan en como vivimos las relaciones después.

La relación con nuestro cuerpo y con la naturalidad de la energía sexual se vuelve tensa, en algunos casos prohibida y siempre acompañada de un sentimiento de vacío y de culpa.

No es más que la consecuencia de una desconexión de nuestro propio cuerpo, del placer innato que nos ofrece, de la generosidad y abundancia que la satisfacción, el placer y la dicha aportan a nuestra existencia humana.

Dejamos de sentir de forma relajada al igual que dejamos de jugar espontáneamente.

El Masaje Integrativo de una forma relajada y natural, nos permite volver a sentir y abrirnos con respeto y conciencia al placer innato en nosotros. Provocando ello un cambio sustancial en nuestro cuerpo y en nuestras relaciones.

Integrando_el_masaje

Solo entrenando de nuevo el placer, podemos aumentar nuestra capacidad de sentirlo y de compatirlo.

Si quieres aprender mas sobre el masaje genital y sus beneficios, te invito a que participes en la formación profesional en Masaje Genital Consciente que ofrezco.

Si deseas recibir un Masaje Genital Consciente, puedes solicitarme aquí una sesión personaliza.

Y si deseas recibir en tu email consejos prácticos sobre como mejorar tu relación con el placer y la sexualidad, así como información sobre mis actividades, por favor suscríbete a la newsletter.

Con cariño y respeto,

Agustín

Nuestra naturaleza sexual
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *