placerLlevo tiempo dandole vueltas y hoy me ronda desde bien temprano esta pregunta. Esta claro que nos gusta recibir placer, pero … ¿Cuanto estas dispuesto a recibir? ¿Hasta cuanto serias capaz de recibir?

En realidad, NO estamos tan dispuestos a recibir placer. Lo buscamos, si, en objetos, en alimentos, en actividades, en personas, … pero ¿y en nosotros?

Vengo observando que abrirse al placer no es tan fácil, de hecho lo mas habitual es esquivarlo, o abrirse pero hasta un cierto punto no sea que …. ¿que!!? ¿Qué es lo que realmente puede suceder si te abres al placer? si te entregas, si te RINDES.

Pues que perdemos el control y eso … no esta tan aceptado. De hecho tenemos mil y una excusas y formas de esquivarlo como pueden ser:

  • Las cosquillas.
  • Apartar la mirada.
  • Evadir los piropos.
  • Sentirse incomodo/a con el contacto.
  • Tener prisa.
  • Perder la presencia, dispersarse.
  • No escuchar y no aceptar lo que nuestro cuerpo nos pide, sea lo que sea.

y muchas más.

He podido observar como estos mecanismos pueden llegar a ser sutiles, que pasan desapercibidos, pero también tan fuertes que cuando te abres a sentir e intentas apartar el control de la mente, esta, la mente, se revela produciendo mareos, vértigos, nauseas o incluso perdiendo el sentido.

Y son los mecanismos de control que nuestra mente tiene para evitar que nos entreguemos sin condiciones al placer.

No es de extrañar, pues se nos ha educado desde la idea del sacrificio, del dar pero no del recibir. Y de aquí muchos otros conflictos que nuestra sociedad padece.

En el fondo por muy luchadores que seamos o aparentemos ser, lo que realmente anhelamos, lo que nuestra ALMA anhela es la rendición. Es rendirse a la vida, al placer de los sentidos y hacerlo sin condiciones, sin limites. Con todas las consecuencias.

Para mi, el placer empieza con uno mismo y a través del cuerpo, es una búsqueda que yo hace tiempo he comenzado y que creo que aun experimentando grandes dosis de placer todavía siento que estoy dispuesto a recibir mas.

IMG_3494

Y el Masaje es una buena vía para rendirse al placer. El contacto, la sutileza, la capacidad de movilizar la energía que nos ofrece el masaje, tiene las virtudes de poder, si lo hacemos bien y con el tiempo suficiente, conseguir que nuestra Mente se RINDA al Cuerpo.

Y cuando esto sucede, las puertas del PLACER se abren y entonces puedes sentir sus oleadas y aprender a disfrutar de el en cualquier situación.

Para mi el Santo Grial es el placer, la conexión con Dios es la conexión con el placer que es capaz de sentir tu cuerpo y desde aquí, las puertas del Paraíso son abiertas.

Yo sigo mi búsqueda y acepto que mi camino va abriendo cada vez mas mi capacidad de sentir placer. Quizás esta sea mi misión, o la misión de todos. Cada uno con sus particularidades.

¿Cuanto Placer estas dispuesto a recibir?

Te invito a que compartas tu respuesta 🙂

Un abrazo largo y profundo,

Agus

¿Cuanto PLACER estas dispuesto a recibir?
Etiquetado en:        

2 thoughts on “¿Cuanto PLACER estas dispuesto a recibir?

  • 19 marzo, 2015 a las 3:59 pm
    Enlace permanente

    Si….es muy facil hacerse adicto a esa droga. El cuerpo….nuestro cuerpo….nuestra capsula contenedora de nuestra esencia cosmica es perfecto!!! Tiene todo lo necesario para que lo aprovechemos en esta existencia, es nuestra herramienta mas importante para evolucionar espiritualmente. Compartir energia con otro, el equilibrio ente dar y recibir, mos lleva a otra concepcion de nuestro paso por esta etapa. Que bueno es sentirse tan pequeño como una nanoparticula y a la vez tan infinito como el mismo universo……que alegria te recorre por dentro y por fuera cuando eres tan suti….tan transparente….tan agradecido de poder notar este AMOR UNIVERSAL, el que solo se puede dar……..En fin…..yo estoy dispuestisima a recibir. Lastima que en la última sesión mo me fue posible estar.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *