Agustin Reyes Moreno

Agustín Reyes Moreno

Nací en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) en Abril del 1973. Ya de adolescente me enfoqué a las ciencias, formándome como Ingeniero de Telecomunicaciones.

Un campo interesante que me permitió despertar y desarrollar mi capacidad de análisis, acompañamiento, asesoramiento y gestión a todos los niveles, personales y profesionales.

Dirigí durante años una unidad de negocio con liderazgo y consciencia, alcanzando nuevos retos, superando objetivos y viviendo en primera persona la rigidez, la auto-exigencia y el estrés que te mantienen siempre alerta, enfocado hacia afuera y cada vez más desconectado de mi mismo.

En 2008, el acelerado ritmo de vida comenzó a pasarme factura, cada vez me molestaban más los ruidos, cada vez soportaba menos que los compañeros me viniesen a consultar (pues me sacaban de mi espiral y yo tenía “muchas cosas a hacer” y “poco tiempo”).

Acudía al médico por dolores en el pecho, en el estómago y por tensión cervical. La respuesta de los médicos era siempre “son nervios, tomate la vida de otra manera” y mi respuesta era “yo quiero seguir mi ritmo de vida, simplemente vengo para saber si estoy bien y puedo seguir”.

Los compañeros me preguntaban si me encontraba bien, porque veían que me llevaba varias veces la mano al pecho y porque mi carácter cada vez era más tenso y sombrío. En casa, la familia también sufría mi nivel de estrés, de agotamiento, de aislamiento y de poca comunicación.

Un día, una amiga me dijo “toma este teléfono de una acupuntora, te irá bien”. YO NO CREÍA en las Terapias Naturales y mi respuesta fue, “esto con un fin de semana en un balneario se me pasa”. Ella insistió y yo accedí a ir…

Y fueron las Terapias Naturales las que me hicieron tomar consciencia de lo desconectado que estaba de mi cuerpo, ayudándome a balancear mi sistema y abriéndome una puerta que antes no había visto.

Emprendí un camino de crecimiento personal, formándome en distintas Terapias Naturales y Técnicas Orientales. Evidenciando como las emociones pueden limitar o despertar el poder de curación natural que dispone el cuerpo humano.

Desde entonces he participado en numerosos proyectos de evolución personal dentro de distintos ámbitos: desde geriátricos a centros de formación. Desarrollando un método de acompañamiento al que llamo Alquimia Emocional, fundamentado en 4 pilares: la gestión de las Emociones, las Polaridades, la Sexualidad y la Consciencia del Cuerpo Físico. Dentro de este método, uso una herramienta muy importante que es el Masaje Integrativo, el cual contempla el cuerpo en su totalidad, integrando todas y cada una de sus zonas.

Después de evidenciar el resultado positivo de las sesiones de Alquimia Emocional y por la demanda de otros profesionales, he creado la Escuela Internacional de Masaje Integrativo, donde formo a terapeutas en una de las herramientas esenciales de mi método Alquimia Emocional.