Sesiones sencillas y prácticas, orientadas a mejorar tu relación con tu placer, tu sexualidad y tu cuerpo; siempre realizadas desde un acompañamiento respetuoso y personalizado, donde puedas volver a despertar el deseo, erotizar tu cuerpo y recuperar el placer sano y relajado de sentir.

El Acompañamiento Sexual Terapéutico es un proceso donde tú puedes aprender a gestionar aquellos cambios que te ayuden a resolver las inquietudes o conflictos que tengas con tu sexualidad; avanzando conscientemente hacia el objetivo que necesites. No es una asistencia médica ni patológica, si fuera el caso, mi recomendación sería que acudieras primero a un ginecólogo, sexólogo o psicólogo para que pudiera evaluar tu situación y ofrecerte la ayuda médica adecuada. De forma paralela, yo podría seguir acompañándote.

Las sesiones de Acompañamiento Sexual Terapéutico te ayudan a que puedas abrir nuevos espacios de consciencia y los puedas integrar tanto a nivel físico, mental como emocional, siempre desde la total confidencialidad y el respeto. Para ello es muy importante que respetes tus tiempos, avanzando solo hasta donde tú desees llegar.

Como profesional, te acompaño a través de la palabra, el cambio de creencias, el Masaje Integrativo, la escucha y la realización de ejercicios vivenciales. Algunos los haremos dentro de la misma sesión y otros te recomendaré que los realices en tu casa. Lo más importante es que aprendas a dirigir tu placer y tu vida, haciéndote responsable de ello.

¿Qué pasos debes seguir?

Si deseas mejorar cualquier aspecto de tu sexualidad a través del Acompañamiento Sexual Terapéutico, lo primero es vernos.

Para ello te ofrezco un breve encuentro donde puedas explicarme tu caso, pueda conocer tus deseos y objetivos, así como crear un clima de confianza mutua.

  • En este encuentro te indicaré si puedo acompañarte hacia tu objetivo, y en caso afirmativo, qué pasos puedes dar.
  • Te informaré también de los costes asociados a las siguientes sesiones, así como del compromiso necesario por tu parte.

Una actitud abierta al aprendizaje, sin juicio y sin expectativas,
da como resultado el disfrute natural del proceso

Gracias por permitir que el placer esté en tu vida